Reforma del Código Penal para elevar la "Represión".

Publicado en por Carmelo Torres

Antonio Sarda

Antonio Sardá

DIRIGENTE

HISTÓRICO DE

INTERSINDICAL

CANARIA

                                                                                                               

El gobierno del Estado español, en manos del PP, consciente que la batería de medidas que está poniendo en práctica atentan contra la mayoría social de los distintos pueblos, imprimiendo una “marcha atrás” para retrotraernos  a una situación de neo esclavitud y de carencia de derechos, está llevando a dicha mayoría social a una contestación creciente a sus políticas de estrangulamiento a la posibilidad a una vida digna, ahora, pretende sembrar el terror para desmovilizar la contestación.

 Días atrás, a instancias de Interior, con la asunción de sus propuestas por parte del Ministerio de Justicia, han surgido iniciativas de reforma del Código Penal, tales como:

Modificación del artículo 550 con la pretensión que la resistencia pasiva sea considerada delito de atentado contra la autoridad, no sólo, como anteriormente, la resistencia  activa.

Modificación del artículo 551, elevando la pena mínima de atentado contra los agentes de la autoridad suba de uno a dos años de pena, lo que posibilita  la imposición de la prisión preventiva. La resistencia pasiva y pacífica tendrá esta pena.

Modificación del artículo 552, el atentado contra la autoridad, basta, insistimos la resistencia pasiva y pacífica, realizado en el marco de una reunión o manifestación tendrá el carácter de agravante.

Modificación del artículo 556, a través del cual la resistencia a la autoridad no considerada con el carácter de grave, pasará de seis meses a un año de prisión a entre uno y tres años.

Modificación de los artículos 570 bis y 577, por la que se considerará Kale Barroka o integración en grupo criminal, cuando cualquier concentración o manifestación convocadas a través de cualquier medio, incluido internet, pueda perturbar gravemente el orden público.

Y por si fuera poco este conjunto de medidas represivas, destinadas a la creación del terror entre las personas, colectivos, etc. que pretendan contestar al terror desatado por la reforma de las pensiones, por la reforma laboral, por el desmantelamiento paulatino del paraguas cobertor del Estado del bienestar, ahora pretenden que las organizaciones sindicales y políticas vivan constreñidas por el miedo a ser castigadas por el código penal y actúen de policías represores ante sus propios afiliados y afiliadas. Esto y no otra cosa es lo que pretenden los esbirros del capital, el PP, al proponer, según transciende en el día de la fecha, la reforma del artículo 31 bis del Código Penal, para que asociaciones, partidos políticos y sindicatos respondan penalmente por los posibles daños que presuntamente hallan cometido sus afilados o afiliadas.

Hay que valorar este conjunto de propuestas como un instrumento del PP a través del cual, la relación entre la ciudadanía y el Estado esté profundamente mediatiza por el terror que este último ejerce. Debido a lo cual exigimos la inmediata retirada de las mismas, en orden a que no se convierta la Reforma del Código Penal en un instrumento de mayor sufrimiento de la ciudadanía, dado que con reformas o sin ellas, ¡NO NOS CALLARÁN!.

Antonio Sarda Art.
FUENTE: IntersindicalCanaria.com
 

Comentar este post