MINERVA: De Acusada a Secuestrada.

Publicado en por Carmelo Torres

Etimológicamente hablando, la palabra secuestro tiene su origen en el vocablo latino seqüestrare, que significa "apoderarse de una persona para exigir rescate, o encerrar a una persona ilegalmente". 

El secuestro constituye una violación a los derechos humanos, que atenta contra la libertad, integridad y tranquilidad de las familias víctimas del delito. 

Igualmente, es una violación a los artículos 1, 3, 5 y 9, hallados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos adoptada y proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 217ª (III) del 10 de diciembre de 1948 que rige actualmente. 

Por lo tanto, el secuestro no solo afecta a la víctima sino a la familia en general; ya que éstos son sometidos a lo que los psicólogos, que trabajan el duelo, conocen como el proceso de la "muerte suspendida", que es la angustia que caracteriza al secuestro, y que se suma a lo que los juristas llaman la pérdida de libertad. 

Ahora bien, desde la perspectiva del “Caso Minerva”, el padre del niño de esta interpone denuncia por secuestro de su hijo, reflexionemos un poco después de leer lo anterior e intentemos contestar a esta pregunta ¿En base a qué? 

1.El en todo momento sabía en donde iba a estar su hijo y a donde se dirigiría su pareja. 

  2.Minerva en ningún caso exigió rescate por el niño y tampoco le encerró ilegalmente. 

  3.Minerva lo único que procuraba evitar a toda costa era que se violaran más, sus Derechos Humanos,  su Libertad, su Integridad y su Tranquilidad, como los de su hijo, ambos víctimas del delito de  sometimiento por parte de su pareja. 

De lo que si me he dado cuenta en estos últimos días es de una cosa, como nunca se ha utilizado la presunción de inocencia en ningún medio de comunicación, ya sea escrito o televisivo, y a la vez tampoco en los juzgado, en los cuales una madre, por ejercer de lo que es ha estado interna varios meses y el presunto, si yo le doy la presunción de inocencia, el presunto cabrón del padre, el cual en Alemania, vayamos a saber lo que le hacía, pasea con total libertad porque si era un hombre y quería a su hijo y/o a su pareja, no permitiría que su niño ahora mismo estuviera separado de su madre y esta estuviera pasando por esta situación tan angustiosa. Que por otra parte ciñéndonos al propio significado de la palabra secuestro, en estos momentos es la propia Minerva la que acudió a su tierra natal en busca de ayuda, huyendo del mal, acusada de un supuesto secuestro y ha terminado secuestrada por el Estado y privada de su hijo el cual ha sido dado sin ninguna reticencia al presunto maltratador y se le ha permitido marcharse a Alemania sin ningún problema. 

Si fuera un hombre retiraría la denuncia porque sabe a ciencia cierta que en ningún momento hubo secuestro, pero claro todo esto siempre y cuando dé el salto y salga de la pubertad y se haga un hombre de verdad. 

Hasta que eso pase que sepas que estamos contigo Minerva…. 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post