¿Cuánto es el sueldo de un Diputado en España?

Publicado en por Carmelo Torres

Sus estimadas señorías perciben un sueldo base de 3.126 euros brutos al mes. Un sueldo medio-alto al que, además, hay que sumar las numerosas dietas y complementos. En realidad, los diputados cobran de media más de 6.000 euros limpios al mes y, por si fuera poco, tributan como si fueran mileuristas.

 

El debate de los Presupuestos Generales del Estado en el Pleno del Congreso seguido por pocas decenas de diputados, pese a que comparecen todos los ministros del Gobierno. No había ni veinte.


La reforma del sistema público de pensiones y el blindaje de la jubilación de oro de los diputados han levantado una intensa polémica acerca de las numerosas prebendas de las que gozan sus señorías (y el resto de políticos). Una de estas ventajas radica en su sueldo.

Los políticos suelen insistir en que están mal remunerados en comparación con sus colegas europeos o los cargos de responsabilidad análoga que desempeñan los directivos de las empresas privadas. Sin embargo, un análisis más detallado arroja alguna que otra sorpresa.

Los políticos emplean en su defensa su sueldo base. Éste apenas alcanza los 3.126 euros brutos al mes. Un salario de nivel medio-alto pero que, en realidad, oculta suculentas primas adscritas al cargo. A continuación, la estimación del sueldo medio de un diputado en España:

1. Sueldo base

Los 350 diputados que conforman el Congreso cobran 3.126,52 euros al mes, distribuidos en 14 pagas. Es decir, 43.771,28 euros brutos/año que, una vez aplicada la correspondiente retención del 37% en el IRPF, arroja un resultado de 27.576,28 euros limpios al año o, lo que es lo mismo, apenas 2.300 euros netos al mes. Pero, a partir de aquí, comienza la suma.

Según el reglamento de la Cámara, además de las percepciones correspondientes a la asignación constitucional (sueldo base), los diputados tienen derecho a las "ayudas, franquicias e indemnizaciones por gastos que sean indispensables para el cumplimiento de su función". ¿Y esto en qué se traduce? En un plus para afrontar los gastos de alojamiento y manutención en la capital que origine la actividad de la Cámara.

Así, en base a este concepto, los diputados de Madrid (35) perciben una paga extra de 839,70 euros al mes (11.755 euros al año) y los demás (los 315 restantes de fuera de Madrid) de 1.760,75 euros (24.650 euros al año). Este suplemento se distribuye, igualmente, en 14 pagas, con la ventaja adicional de que no tributan a Hacienda (libres de impuestos).

A ello se suma una Tarjeta Taxi para desplazamientos en Madrid con un límite de 250 euros/mensuales (también sin impuestos). Además, según el reglamento, "a partir del 1 de enero de 2006, la cuantía de las dietas devengadas por los desplazamiento que los Diputados realizan en misión oficial se cifran en 150 euros por día en el supuesto de desplazamientos al extranjero y 120 euros diarios en el de viajes dentro del territorio nacional". Y eso siempre y cuando los diputados no cuenten con un coche oficial, algo habitual en muchos casos. Por si fuera poco, el Congreso cubre los típicos gastos de transporte (billetes). Todo ello, libre de impuestos.

La estimación media sería, pues, la siguiente:

Sueldo base: 3.126,52 euros/mes (14 pagas); 43.771,28 brutos/año, con una retención del 37% en el IRPF (-16.195 euros); Resultado: 27.576,28 euros limpios al año.

Alojamiento y manutención (14 pagas libres de impuestos): 23.360,5 euros de media al año.

Tarjeta de Taxi (sin impuestos): 3.000 euros al año.

Dietas de desplazamiento (sin impuestos): 7.000 euros al año, tan sólo teniendo en cuenta un acto oficial por semana, más los gastos de transporte aparte (sin cuantificar).

TOTAL: 77.137,78 euros brutos año que, en realidad, gracias a la ventajosa tributación, se transforman en 60.936,68 euros netos. De este modo, sus señorías perciben un sueldo base medio de 5.078 euros limpios al mes.

2. Complemento por cargos parlamentarios

A ello se suman la retribuciones "complementarias" que perciben por el desempeño de cargos en algunas de las numerosas comisiones parlamentarias que desarrollan la actividad del Congreso (elaboración de leyes).

La actual legislatura cuenta con 33 comisiones, cada una de las cuales está formada por 38 diputados. Aunque este sueldo extra es percibido sólo por los cargos existentes en cada comisión: presidentes, vicepresidentes, secretarios y portavoces (también los adjuntos), haciendo un total de 436 cargos remunerados, con lo que de media toca a 1,2 "complementos" por diputado. La siguiente tabla resume las retribuciones por cargo:

33 Presidentes a 1.590 euros/mes                                                 52.470

62 Vicepresidentes a 1.162 euros/mes                                           72.470

62 Secretarios a 775 euros/mes                                                     48.050

200 Portavoces de comisión a 1.162 euros/mes                             232.400

79 Portavoces adjuntos a 775 euros/mes                                        61.225

TOTAL: 466.189 euros al mes, a repartir entre 350 diputados (los cargos están muy repartidos y, de hecho, numerosos diputados ocupan alguno de estos cargos remunerados en varias comisiones). De este modo, el reparto otorga a cada diputado un sueldo medio extra de 1.332 euros limpios al mes(15.984 euros netos al año), ya que tampoco esta cuantía tributa a Hacienda.

3. Sueldo real

Así pues, la suma del sueldo base (5.078 euros netos) y el complemento por cargos (1.332 euros) arroja un salario medio de 6.410 euros limpios al mes. Sin duda, un nivel elevado, equiparable al de un alto ejecutivo o directivo en una empresa privada.

Lo curioso, sin embargo, es que los diputados gozan de una tributación diferente a la del resto de los trabajadores. Y es que, en base a lo expuesto, el sueldo bruto de un diputado ronda los 93.121,78 euros al año que, aplicando el correspondiente tipo máximo del IRPF (retención del 43%), se deberían transformar en 53.078 euros netos al año, es decir, unos 4.423 euros limpios al mes.


Sin embargo, esto no es lo que sucede con sus señorías, ya que tan sólo tributan por su sueldo base inicial de 3.126,52 euros/mes (43.771,28 brutos/año), al que se le aplica un tipo del 37%. El resto de su sueldo (más de la mitad) queda libre de impuestos. De este modo, su sueldo bruto anual (93.121,78 euros) equivale, en realidad, a 76.920 euros netos. Es decir, Hacienda apenas les retiene unos 16.200 euros, que equivale a un tipo real del 17% en el IRPF, similar a la tributación que soporta un mileurista.

4. Miembros de Mesa y portavoces

Por último, entre los mismos diputados existen también niveles. Así, por ejemplo, los portavoces de los grupos parlamentarios disponen de 1.978,62 euros para gastos de representación y 1.052,63 euros para gastos de libre disposición.

Tampoco es lo mismo presidir una comisión parlamentaria que el propio Congreso, como es el caso de José Bono. Los miembros de la Mesa del Congreso disfrutan de complementos mayores:

El presidente de la Cámara cuenta con un complemento de 3.605,38 euros al mes como miembro de la Mesa, así como 3.915,16 euros para gastos de representación y otros 3.210,08 euros para gastos de libre disposición.

Cada uno de los cuatro vicepresidentes percibe 1.374,53 euros al mes como complemento por ser miembro de la Mesa, 1.148,68 euros extra para gastos de representación y otros 803,52 euros para gastos de libre disposición.

Igualmente, cada uno de los cuatro secretarios de la Mesa tiene un complemento de 1.073,28 euros al mes más, 930,07 para gastos de representación y otros 769,72 para gastos de libre disposición.

 

5. Prebendas

Entre otras ventajas, disfrutan igualmente de ordenador portátil y blackberry. A ello se suma el personal fijo de apoyo en el Congreso, a modo de ayudantes o secretarios de los diputados (441 funcionarios, a una ratio de 1,26 por diputado).

Además, gozan de indemnizaciones por cese de actividad. El ex presidente del Congreso y los ex ministros y ex secretarios de Estado cobrarán el 80% de su salario en el momento del cese durante dos años, compatible con otras remuneraciones públicas o privadas. Y ello, sin contar la pensión de oro de sus señorías.

Pero, la cuestión clave no es tanto si cobran mucho o poco, sino si realmente se merecen el sueldo. La mayoría de sus señorías carecen de experiencia en el sector privado y, a la luz de lo que opinan algunos expertos, la formación media de los políticos les impediría disfrutar de semejantes sueldos en la empresa privada. 

FUENTE: libertaddigital.com

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post